Micro-manipulación

Cuando la pinza cabe en una caja de cerillas

Con el tiempo, los avances de la miniaturización se harán evidentes en el ámbito de la vida privada.
El ordenador cabe en el bolsillo del chaleco, hace ya tiempo que los teléfonos móviles se han erigido como los reyes absolutos de las comunicaciones y los cepillos de dientes eléctricos constituyen aparatos de alta tecnología para lograr una higiene bucal óptima. El hecho de que en prácticamente todos los ámbitos de la vida se agrupan funciones en un espacio muy reducido plantea retos muy diferentes a la fabricación y el montaje modernos. La miniaturización de los componentes implica la correspondiente acomodación de las instalaciones de montaje, incluyendo los elementos de manipulación de que constan. Por tanto, la demanda de estos módulos en su versión compacta es alta: deben ser rápidos, altamente precisos y flexibles.