Pequeño, más pequeño, micro

Con frecuencia una milésima de milímetro o un milisegundo determinan el éxito o el fracaso. La miniaturización de componentes permite aplicaciones que hasta ahora parecían inimaginables. Cuanto más pequeño es el componente, mayores son las exigencias de precisión y exactitud. En el micromaquinado concretamente las exigencias son enormes. Solo se logran si todos los factores de influencia encajan: máquina, portaherramientas, herramienta, pieza de trabajo y sujeción de pieza de trabajo. SCHUNK ofrece soluciones, portaherramientas y medios de fijación adaptados de forma óptima a las exigencias.